Mi bienestar es mi responsabilidad.

Hazte responsable, tu bienestar depende de ti.
HAZTE RESPONSABLE, TU BIENESTAR DEPENDE DE TI.

Es responsabilidad propia buscar nuestro bienestar integral, esto quiere decir, en nuestras diferentes áreas, física, emocional, sexual y social.

Las situaciones a las que cada quien nos vamos enfrentando en la vida pueden ser muchas, y estas de diferente índole, podemos encontrarnos con algunas más significativas que otras, o incluso, unas más difíciles que otras.

En algunos momentos podríamos pensar que dichas situaciones no acabarán, que tenemos que padecerlas por mucho tiempo o que es nuestro destino quedarnos en ellas para siempre.

Sin embargo eso no es así, cada situación durará con nosotros sólo el tiempo necesario, después quedara guardado como un recuerdo.

BIENESTAR = MENTE SANA.

Parte fundamental para llegar a experimentar nuestro bienestar es mantener una mente sana, sin embargo en algunas ocasiones las situaciones de la vida cotidiana nos impiden llegar a ello.

Siendo así, ¿qué podemos hacer para mantener nuestra mente sana?

ENFOCARNOS EN EL PRESENTE: una frase que nos puede ayudar en esto es Aquí y ahora, pues nos invita a vivir solo en lo que sucede en el presente, regresar al pasado quizá solo nos traiga tristeza, dolor y frustración. pensar en el futuro nos llevara a entrar en ansiedad, pues es algo meramente incierto.

MEDITA: tomarnos unos minutos todos los días nos permitirá apagar la mente ruidosa un tiempo, desconectarnos de todo y de todos y en ese tiempo conectarnos con nosotros mismos, con nuestras sensaciones, con nuestras emociones, con nuestro SER.

AGRADECE: el ser agradecidos nos permite ver todo aquello que tenemos con nosotros (trabajo, casa, comida, vestimenta, salud, etc. ), de igual manera a quienes tenemos a nuestro al rededor (familia, amigos, pareja, maestros, etc)

RODEATE DE PERSONAS POSITIVAS: muchas veces por costumbre, comodidad, conveniencia o «necesidad» nos vemos rodeados de personas que no suman a nuestro bienestar, son personas que nos desgastan, busquemos personas con quien nos sintamos en total confianza, con quienes disfrutemos de su compañía, quienes nos inviten a estar y a sentirnos mejor.

ESCUCHA MÚSICA QUE SUBA TU ÁNIMO: por increíble que parezca las letras de las canciones que escuchamos nos llevan a estar bien o mal, a sentirnos y a relacionarnos conforme a lo que escuchamos. Analicemos lo que escuchamos, quizá esto puede hacer la diferencia en nuestro bienestar.

ACUDE A TERAPIA: muchas son las personas que todavía creen que asistir a terapia es para gente que esta mal de sus facultades mentales o para quien es débil por no poder resolver solo sus problemas. Sin embargo no es así, acudir a terapia nos traerá más beneficios de los que podríamos pensar, desde emocionales, físicos, sexuales y sociales, dejemos de tener miedo y acudamos con quien nos puede orientar en trabajar nuestras situaciones personales.

QUE TU BIENESTAR SE REFLEJE EN TU ESTAR…