DESCUBRIÉNDOME…

Descubriéndome
SOY UN SER COMPLETO, ESTOY DESCUBRIÉNDOME.

Parte importante de la vida es cuando nos surgen algunas preguntas como… ¿En que momento fue que me perdí? ¿Cuándo dejé de ser yo? ¿En qué momento dejé de verme, de ser mi prioridad? ¿Cómo es que puedo retomarme?

Algunos de los consultantes que acuden a terapia han mencionado cómo es que el proceso terapéutico les ha ayudado a irse descubriendo, a ir encontrándose de diferente forma, quizá mas fuertes, seguros de sí mismos, valiosos, capaces de tomar decisiones que impactan en su presente, capaces de poner en practica sus habilidades y fortalezas.

Diferentes experiencias a lo largo de nuestra vida hacen que nos olvidemos de quienes somos. 

Conforme vamos creciendo en nuestra vida vamos perdiendo aquello que alguna vez nos caracterizó, aquello que nos llevó a vivirnos de una forma relajada, feliz, con valor, con autoestima, con fuerza, con decisión, etc.

¿Pero, que fue lo que nos pasó?

Muchas veces por la forma que hemos adoptado de vivir en la cotidianidad es que nos vamos perdiendo de nosotros mismos, nos sumergimos en los deberes, en los quehaceres del día a día, en el estar para los demás. en querer resolver la vida de los otros, en atender un y mil pendientes que surgen y que tenemos que ocuparnos de ellos, que entonces nosotros y nuestras necesidades quedan de lado. Cada vez hay menos tiempo de ocuparnos de lo que necesitamos e incluso de lo que sentimos, cada vez hay menos posibilidad de reencontrarnos con nosotros mismos y trabajar en aquello que nos va a permitir descubrirnos como el ser completo e integral que somos.

Trabajo que tenemos todos es descubrirnos como seres integrales, saber quienes somos, qué queremos, qué sentimos, darle el lugar que les corresponde a esas experiencias de vida que muchas veces nos han limitado para desarrollarnos y demostrarnos quienes somos y hasta donde podemos llegar.

Iniciar un proceso terapéutico puede llevarte a descubrirte, a integrarte, a valorarte, a recuperar aquellas habilidades y herramientas que hayas perdido debido a las experiencias que te haya tocado vivir.

Lograr retomar tu vida, así como tu tranquilidad, te llevará a descubrir quién eres y a disfrutar entonces de un bienestar integral (físico, emocional, sexual, social, intelectual y espiritual)

Que a partir de hoy una de tus frases sea… estoy descubriéndome, me he dado el tiempo de trabajar en mí y conmigo porque soy importante.