Mantente en calma.

A lo largo de nuestra vida nos vamos a encontrar o nos hemos encontrado ya en situaciones que nos han llevado a perder nuestra calma y tranquilidad, mismas que quizá nos han revasado y de las que no hemos sabido o no sabemos confrontar.

Cada una de ellas se presenta sin que muchas veces la esperemos o mucho menos la queramos experimentar, sin embargo viene a dejarnos un aprendizaje, una experiencia y un crecimiento.

Y pasa que en ocasiones debido a estas situaciones nos es muy difícil seguir nuestro camino, saber por dónde transitar para estar o sentirnos mejor. Mantén la calma, si no sabes para dónde ir, lo mejor es hacer una pausa, respirar, tranquilizarse y retomar la brecha por la cual seguir.

Estemos atentos y observemos qué es eso que tenemos que aprender, quizá dicha situación sea tan dolorosa o pesada que pensemos que no podremos superarla.

Tal vez creamos que eso que nos hace sentir: dolor, enojo, tristeza, impotencia, frustración, miedo y demás no van a terminar nunca.

Mantén la calma…

La buena noticia es que esto durará un tiempo con nosotros, el mismo que sea necesario para que aprendamos aquello que nos haga falta aprender o integrar en nuestra vida y por ende, crecer.

Sin embargo, el tiempo que dure, dependerá también del trabajo que hagamos para superar y sanar tales situaciones.

Quizá ya hayas pasado por algunos eventos difíciles o tal vez estés atravesando por alguno, y así como los otros han pasado, este también pasará…

Mantente en calma.