Si no te construye… Retírate.

SI NO TE CONSTRUYE… RETÍRATE.

POR AMOR UNO SE DA, SE ENTREGA, SIN EMBARGO… ¿ Hasta donde «debe» de ser así?

En el tema de las relaciones de pareja, mucho se nos ha dicho que el amor TODO lo puede, todo lo soporta y demás…

Nos han hablado de relaciones eternas, de historias de color de rosa que duran para siempre y que en la mayoría de las veces o prácticamente en todas, terminan con un final feliz.

Acordémonos de esa famosa frase: Y fueron felices para siembre.

¿Te suena? ¿Has creído en historias de estas? o bien ¿Has vivido alguna de las mismas?

Hemos creído muchas veces en cuentos de hadas y que el amor está en sentir mariposas en el estomago, en ver todo bonito y perfecto. Y puede que haya algunas historias que así sean, puede que haya habido historias que sí hayan tenido un final feliz, incluso, puedes estar viviendo en una relación que para ti o para ustedes sea «perfecta».

EL AMOR EXISTE.

Creer en el amor no está mal, dejarnos llevar y amar con todo nuestro ser no está mal, enamorarnos e incluso creer en alguna de esas historias no está mal, dejarnos amar no está mal, amar y que nos amen es de lo más bonito y satisfactorio que podemos experimentar en la vida, entregarnos totalmente a quien amamos y a quien nos ama no está mal, no es incorrecto o cualquier adjetivo que queramos ponerle.

Si embargo… ¿qué pasa cuándo?

SITUACIONES QUE AFECTAN LA RELACIÓN DE PAREJA

:
¿En la relación que estoy sólo es de ida y no recibo nada?

Existen relaciones de pareja en donde la mayoría de las veces es sólo uno el que da, el que hace, el que se comunica, el que se entrega y el otro sólo recibe, no hay un equilibrio entre el dar y el tomar, esto genera frustración, dolor y desconfianza.
¿Cuándo pierdo mi individualidad?

Me ha tocado trabajar con consultantes quienes acuden a sesión, pues se han dado cuenta que por estar en pareja se han dejado a un lado, su vida ha perdido lugar, todo se ha volcado al rededor de su pareja, esto es muy común que suceda y se puede trabajar en ello, acompañarse de un proceso terapéutico puede ayudar a quienes se encuentran en esta situación.
¿Cuándo no me dan tiempo ni atención?

Es importante que estos dos elementos sean dados y recibidos en una relación de pareja, pues ésta necesita ser alimentada y construida por ambos. Si no estamos cumpliendo con estos aspectos la relación tarde o temprano va a generar roses y en ocasiones hasta la ruptura.

¿Cuándo me amenazan con que sí hago algo o no lo hago, sé van?

No es imposible que haya relaciones en donde surgen las amenazas, obvio, no es lo más sano para quienes forman la relación, ni para la relación misma, es importante revisar este punto y tomar acción para dar una solución al problema.


¿Cuándo ya no disfruto estando ahí y cada día sufro y me frustro por lo que veo que no hay?

Por lo general cuando se llega a este punto es porque ya se intentó hacer lo necesario por la relación de pareja y no hubo una respuesta favorable por parte de alguno de los dos o de quienes conforman la relación.
¿Cuándo mi dignidad como persona, sea hombre o mujer está en juego?

Hay relaciones en donde los integrantes se enfrentan a situaciones difíciles, complicadas o insanas, estas pueden ir desde desacuerdos, infidelidades, violencia en cualquiera de sus formas, mentiras, desconfianza, etc.

Es importante identificarlas y trabajar en lo que sea necesario para encontrar posibles soluciones.

CONSTRUYENDO UNA MEJOR FORMA DE RELACIONARNOS EN PAREJA

No se trata de no creer en el amor o de no vivirlo, se trata de amarnos a nosotros mismos tan bien para no caer en estas situaciones desgastantes, para no perdernos en el otro, para que nuestra dignidad y autoestima no se vean afectados por nadie.

Se trata de que aprendamos y obtengamos las herramientas necesarias para construir relaciones sanas, disfrutables, en donde podamos sentirnos plenos, en donde podamos crecer juntos, en pareja, en donde los dos seamos parte completa y parte responsable de nuestras relaciones afectivo-sexuales.

FORMANDO RELACIONES SANAS Y PLACENTERAS

Identifica qué hay en tu relación de pareja, que necesita ser modificado, que se necesita retomar o reestructurar, sólo tú sabes realmente lo que hay en ella, cómo estás, cómo te sientes realmente y lo que se necesita para estar mejor.

Calma, podemos construir relaciones sanas, amemos sin perdernos en el otro, amemos desde un amor maduro, sano, que nos permita aprender y crecer. No así desde un amor romántico, el cual nos han vendido en las historias de los cuentos de hadas.