UN DÍA TUVIMOS QUE IRNOS….

UN DÍA TUVIMOS QUE IRNOS
UN DÍA TUVIMOS QUE IRNOS

Todo en esta vida es un constante aprendizaje, un trabajo continuo de estarnos observando, sintiendo y validando.

Y pasa que en determinado momento y dependiendo de las circunstancias de nuestra vida, llega un día en que nos tenemos que ir, en el que ya no podemos continuar en el mismo lugar ni de la misma forma.

UN DÍA TUVIMOS QUE IRNOS
UN DÍA TUVIMOS QUE IRNOS

Pero… ¿irme o irnos, de qué?

De nuestros mismos patrones: esto quiere decir que vamos a revisar, reinventar o bien soltar todas aquellas alianzas, acuerdos, ejemplos, costumbres, y aprendizajes que traigamos arrastrando y que ya no nos funcionan para vivir de la forma como necesitamos.

De nuestras ideas destructivas: en algunas ocasiones de nuestra vida nos vamos a encontrar con estas ideas que por lo regular nos van a limitar para desarrollarnos, para confiar en nosotros o en los demás. Ideas como, no puedo, no sé, no soy capaz, no me lo merezco, me va a salir mal, etc. son solo algunas de las que se nos pueden atravesar.

De personas con las que ya no nos identificamos: cuando emprendemos un viaje hacia el conocimiento interno de nosotros mismos, nos descubrimos diferentes, haciendo cambios, creciendo, esto nos llevará a vernos y sentirnos diferente, con nosotros y con quienes nos relacionamos, por lo mismo en ocasiones nos encontraremos con que ya nos cuesta trabajo identificarnos con quienes lo hacíamos antes de iniciar tal viaje interno.

UN DÍA TUVIMOS QUE IRNOS
UN DÍA TUVE QUE IRME

De situaciones que nos incomodan: esto refiriéndonos a todas aquellas experiencias o situaciones que hemos vivido y que no han sido favorables o satisfactorias para nosotros, sin embargo nos aferramos a ellas, reteniendo el malestar o incomodidad, eso se podría tratar entre otras cosas, de, un duelo, un divorcio, un pasado difícil, relaciones familiares o amistosas distanciadas por algún mal entendido, etc.

De relaciones que ya están vacías y las hemos vuelto tóxicas: son reales las parejas que ya no comparten una relación de pareja como tal y que esto muchas veces genera entrar en discusiones, peleas, desacuerdos, malentendidos, falta de comunicación, agresiones, y que esto daña de gran manera la relación, a tal grado que lo mejor y más sano para nosotros sea terminarla.

De conductas que nos dañan: vivir en el constante ir y venir es un factor importante para engancharnos de conductas que no nos construyen, alimentándonos a medias o a como podamos, teniendo un descanso insuficiente, no ejercitándonos, muchas veces también nos agarramos de «amigos»como el cigarro y el alcohol, que a la larga nos habrán afectado mucho, es importantes entonces, hacer modificaciones en estas conductas.

UN DÍA TUVIMOS QUE IRNOS
UN DÍA TUVIMOS QUE IRNOS

De todo aquello que nos hace estar a disgusto, inconformes, que nos hace sentir que ya no somos parte de eso.

Quizá es que ya hemos crecido, y ahora tenemos las herramientas y la convicción de que todo eso ya no es para nosotros.